Cada año nuevo, muchos compañeros/as, quieren cumplir el propósito de correr desde cero. Lo que no saben es que, el 64% de las personas que se proponen correr a partir del 1 de enero, no lo cumplen. Es más, la mayoría lo dejan a la semana y los que intentan cumplirlo, lo dejan a las 8 semanas. Solo un 36% lo consiguen porque llevan a cabo las claves que veremos más adelante.

 

¿Por qué la mayoría de las personas no cumplen, o le cuesta mucho, llevar a cabo, el propósito de correr? Muy sencillo, desde mi humilde experiencia, puedo constatar que, esas personas han esperado al día  1 de enero para empezar hacer ejercicio físico con regularidad.

Craso error, no hay que  poner  fecha para empezar a correr. Si verdaderamente lo quieres hacer y te lo tomas en serio, empieza hoy mismo y no pongas excusas, (esto es lo que le digo a mis amigos/as, compañeros/as y clientes).

Para que perdure en el tiempo tu propósito de empezar a correr, deberás seguir las siguientes claves que te voy a explicar a continuación:

 

  1. LA MOTIVACIÓN: Si no relacionas o vinculas la carrera con una motivación, se irá disipando las ganas de ponerte las zapatillas. Debes plantearte, porqué lo haces y que te lleva a cumplir este propósito para motivarte verdaderamente.

 

  1. PONTE UN OBJETIVO: La motivación está relacionada con uno o varios objetivos que quieres cumplir con tu propósito de correr. Algunos de los objetivos de las personas que siguen corriendo y no lo han dejado son los siguientes:

 

PERDER PESO

RELACIONARTE CON OTRAS PERSONAS

MEJORAR TUS MARCAS

PONERTE EN FORMA

MEJORAR TU SALUD

ANTIESTRES

 

Para que se cumplan el o los objetivos que te propongas, sería conveniente que les pusieras  fecha de caducidad, es decir, a corto, medio y largo plazo: objetivo del día de entrenamiento, de la semana y de los meses. Esta parte es muy importante para que te vayas motivando al cumplir cada objetivo.

 

  1. SÉ PERSEVERANTE: Si desarrollas esta virtud con la carrera, tendrás ganado el 80% de tu propósito de correr y seguir haciéndolo. Como te habrás dado cuenta, también esta clave, está relacionada con las dos anteriores. Busca en tu interior, la motivación necesaria para cumplir los objetivos que te haya puesto tú entrenador o tú mismo para salir a correr, sobretodo, en aquellos días que te cuesta más, por los obstáculos que se pongan en tu camino (trabajo, condiciones climatológicas, tareas de la casa, reuniones de última hora, etc).

 

  1. DÉJATE ASESORAR: Para asegurarte de que lo estás haciendo bien, cumpliendo tus objetivos de manera segura y cuidando tu salud. Déjate asesorar por un Entrenador Personal que te lleve la planificación de tu entrenamiento, de esta manera, estarás asegurando tu propósito de correr y no dejarlo.

 

  1. ESCRIBE UN DIARIO DE ENTRENAMIENTO: Si anotas los entrenamientos que has realizado a lo largo de las semanas, y sobre todo, las sensaciones y emociones que has experimentado corriendo, podrás buscar otro aliciente para seguir disfrutando de tu propósito. Esta clave, es importante que la lleven a cabo, aquellos que no quieran abandonar su propósito. Ya que, puedo dar fe, de muchas personas que lo han puesto en práctica y siguen corriendo con la misma motivación del primer día.

 

Aquellos días que no estés motivado para correr, puedes hojear las sensaciones  y emociones que experimentaste otros días en los que estuviste corriendo, para ponerte las zapatillas y salir a la calle.

 

  1. ORGANIZA TU MOMENTO DE CORRER: Para aquellas personas que tienen todo el día ocupado haciendo todo tipo de actividades, les recomiendo que organicen semanalmente su horario para salir a correr. Lo aconsejable, es correr por la mañana temprano, porque es el momento que más energía tiene el organismo para hacer ejercicio físico y cuando estás más descansado. Si no puedes por la mañana, hazlo lo antes posible, cuanto más tarde lo hagas, más cansado estarás y más te costará.

 

Para aquellos que tenéis familia, y me incluyo, hay tres momentos en el que podemos organizar nuestro entrenamiento, sin descuidar nuestras tareas familiares. A las 8 de la mañana o antes, a la hora del almuerzo o por la noche cuando los niños/as están acostados.

 

 

¡AHORA SOLO FALTA QUE TE PONGAS LAS ZAPATILLAS DE CORRER Y SALGAS A TU PARQUE FAVORITO PARA EMPEZAR TU PROPÓSITO. NO ESPERES A MAÑANA PORQUE YA ES TARDE!