Hace un mes, el cardiólogo catalán Josep Burgada dio el siguiente titular: “Cada fin de semana enterramos a un corredor, hay que parar esto”. Pasados unos días, en el Día Mundial de la Salud, se reunieron los mejores maratonianos de España  para reivindicar el eslogan de: Maratón es Salud.

La polémica está servida. No es fácil decir sí o no a la pregunta de si correr una carrera de maratón es saludable. Depende del corredor y sus características, circunstancias, historial deportivo, historial médico y otros factores que no podemos controlar, ya sea en el entrenamiento o el mismo día de la competición.

 

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo al correr una carrera de  maratón?

Está claro que correr una carrera de maratón es una situación muy estresante para nuestro organismo, va a suponer un esfuerzo excepcional para la mayor parte de corredores. Esto ocasiona un desgaste importante en nuestro sistema músculo-esquelético, cardiovascular, inmunitario y renal.

Hacer una carrera de maratón supone estar (para un corredor medio), entre 3-6 horas a un ritmo cardíaco alto. Muchas patologías cardíacas pueden dar la cara en estas situaciones de esfuerzo prolongado, por eso es importante que antes de correr una maratón nos hagamos las pruebas pertinentes: prueba de esfuerzo completa

Hasta el 90% de los corredores se lesionan preparando una carrera de maratón.

También hay una situación de deshidratación, que va a ser mayor o menor dependiendo de  como se hidrate el corredor. Esta deshidratación supone un esfuerzo extra para el corazón y, sobre todo, para el riñón, que puede verse afectado en la mayor parte de casos (según un estudio, el 40% de los “finishers” acaban con daño renal agudo).

Correr durante 42 kilómetros supone dar unas 28.000-30.000 zancadas. Esto supone un desgaste importante para nuestros músculos, articulaciones y tendones. Repetir un gesto durante 30.000 veces puede hacer que muchas lesiones músculoesqueléticas aparezcan o haya más probabilidad de sufrirlas. Según un estudio, hasta el 90% de los corredores se lesionan entrenando para una maratón y la mayor parte de lesiones están relacionadas con su sistema músculoesquelético.

En general, los efectos secundarios a nivel fisiológico de una carrera de maratón duran entre 2-5 horas hasta que nos recuperamos totalmente. Después, en un individuo totalmente sano, los parámetros fisiológicos vuelven a la normalidad. Pero claro, no es lo mismo un corredor popular que ha preparado la prueba durante varias semanas que un corredor profesional.

 

¿Qué entendemos por una actividad física saludable?

Según la OMS, la actividad física saludable es un conjunto de movimientos del cuerpo obteniendo como resultado un gasto de energía mayor a la tasa del metabolismo basal. Por tanto, habría que hacer actividad física aeróbica moderada entre 150-300 minutos a la semana o 75-150 minutos de actividad física vigorosa.

Aunque las recomendaciones de la OMS son un poco ambiguas y se echa en falta algo más de información, preparar una carrera de maratón o hacerla no sería saludable, ya que superaría con creces las recomendaciones consideradas como saludable para la OMS.

 

Una carrera de maratón es un reto deportivo, no un objetivo saludable.

Desde mi experiencia y hasta la fecha de hoy, nadie me ha dicho que quiere correr una carrera de maratón para mejorar su salud y su calidad de vida. La mayoría de las veces, han sido objetivos para mejorar sus marcas, como reto personal, ganar a un compañero de entrenamiento, acabarla, etc. Entonces nadie se plantea acabar una maratón para mejorar su estado de salud y bienestar.

Una prueba tan larga supone un estímulo demasiado grande para el organismo como para considerarlo saludable, sobre todo si lo que se busca es rendir y hacer tiempo. Por tanto, que esta prueba sea “más o menos saludable”, va a depender de muchos factores y tendríamos que ver caso por caso hasta qué punto correr la maratón sería o no una actividad más o menos saludable.

 

CONCLUSIÓN.

Si quieres correr una carrera de maratón, con una planificación entre 3 a 6 meses y nunca has corrido, te diría que antes debes correr una carrera, de 5K, 10K, 21K con sus correspondientes entrenamientos. Para ello tardarías aproximadamente 1 año y medio, siempre que te respeten las lesiones. Después ya hablaríamos del entrenamiento de la Maratón.

 

Por el contrario, si alguien me dijese que quiere correr una carrera de maratón porque es la única prueba que le falta y lleva una trayectoria como la comentada anteriormente sobre distancias de entrenamiento y competiciones, le diría que sí lo entrenaría pero que antes tendría que hacerle una valoración para determinar si está preparado para el esfuerzo que tendría que realizar en el entrenamiento.

 

Recuerdo que correr una carrera de maratón no es tan difícil como acabar todos los entrenamientos planificados durante 6 a 8 meses de preparación. Esta opción si podríamos catalogarla como saludable dentro de los parámetros de acondicionamiento físico individualizado de una persona que lleva tiempo entrenando la carrera.

 

Como conclusión me gustaría que se reflexionara sobe la siguiente pregunta:

“¿Hay que estar sanos para correr una carrera de Maratón o corremos una carrera de Maratón para estar sanos?”