El cuerpo es como un conjunto de resortes apilados que simulan unos muelles enganchados unos encimas de otros, que absorben fuerzas antes de transmitirlas. Por tanto, tenemos que tener en cuenta que la absorción  de fuerzas es lo primero que tiene que aprender un corredor para poder transmitirlas eficientemente en la dirección adecuada.

De esta forma, si eres capaz de generar empuje sin modificar el eje compuesto por la cadera, la rodilla y el tobillo y lo haces con poco tiempo de contacto en el suelo, tu pierna absorberá mejor la energía potencial para transformarla en energía elástica (stiffness).

Por el contrario, si este eje se modifica y no es lineal, no habrá activación de los grupos musculares que deben actuar en el impacto:

  • Glúteo mayor, medio y piriforme
  • Transverso del abdomen, suelo pélvico, recto abdominal y oblicuos externos e internos.
  • Tensor de la fascia lata.
  • Tibial anterior y posterior

 

Como consecuencia de esta modificación, actuarán otros grupos musculares para soportar la estructura que  va desde la cadera al tobillo. Y estos músculos no están preparados para ejecutar con eficiencia la habilidad de la carrera y se activarán en exceso provocando lesiones en diferentes partes de nuestro tren inferior.

Entonces ¿qué es el emparejamiento articular dinámico?

Es el eje que se inicia en la espina iliaca antero-superior de la cadera y acaba en el segundo radio del pie, formando una línea recta que absorbe y transmite líneas de fuerza  de la manera más eficaz para que no se pierda energía elástica en la fase de propulsión en la carrera.

Según si apoyamos la rodilla hacia dentro (genu valgun) o hacia fuera (genu varum) en el momento de impacto contra el suelo.

Estaremos perdiendo eficacia en la transmisión de fuerzas, compensando con otras estructuras óseas y musculares con un pronóstico de lesión a medio-corto plazo.

 

El caso más conocido ocurre cuando se realiza una rotación interna de cadera que lleva una rotación interna de fémur, una aducción de rodilla, una rotación externa de tibia ya que estamos en un eje cerrado, un tobillo pudiéndose irse a pronación y una eversión del pie que gira hacia dentro provocando lesiones graves.

Por tanto, ¿cómo podemos saber si nuestro emparejamiento articular dinámico es correcto?. Mediante una grabación de video de nuestra técnica de carrera. Después sería conveniente que se realizasen unos test funcionales sobre la carrera para confirmar o descartar posibles compensaciones de nuestro cuerpo y a continuación se planificarían ejercicios correctivos y compensatorios para mejorar la línea que forma el emparejamiento articular dinámico.

En próximos artículos pondremos un ejemplo de como se mejora esta línea.

PRÓXIMO ENTRENAMIENTOS (invitación a uno de ellos):

  • 5 de Septiembre 20:15 h plaza de américa, junto a las palomas, preguntar por Agustín o Carlos.
  • 12, 19 y 26 de septiembre. Misma hora, y mismo sitio.

Cualquier duda, aclaración o sugerencia, nos la puedes enviar a nuestro correo               entrenamehoy@gmail.com