Muchos de vosotros nos habéis hecho esta pregunta y le vamos a dar solución en este artículo.

Si queremos entrenar este verano, tendremos que tener en cuenta la temperatura del lugar donde lo vamos a practicar. No es lo mismo entrenar en  Sevilla que en Soria, sobretodo, en julio y agosto. Todos aquellos que no queréis hacer un parón en los meses de verano y queréis seguir practicando vuestro deporte favorito, debéis de tener en consideración a qué hora vais ha poneros las zapatillas y correr.

El gran problema al que nos enfrentamos en esta época es el intenso calor, sobre todo en ciertas zonas del país como Sevilla, por eso hay que escoger una hora donde el sol no ‘apriete’ tanto y no se sufra tanto con el running. Obviamente, cuanto mayor sea la temperatura, más líquido vamos a perder y por lo tanto existe un mayor riesgo de deshidratación y de insolación.

Por eso hay que evitar el running desde la diez de la mañana hasta las ocho de la tarde, una franja donde el sol nos puede jugar una mala pasada. Sobre todo si te encuentras de vacaciones te resultará más sencillo salir a correr entre las 7 y las 9 de la mañana o por la noche a partir de las 21 horas. Al final todo depende de la disponibilidad y de los gustos de cada uno, pero yo prefiero hacerlo a primera hora del día ,7 horas, para disfrutar del resto de la jornada con mi familia. Otros prefieren hacerlo a última hora del día, cuando está cayendo el sol. No obstante no lo aconsejo porque el cuerpo está cansado de todo el día. También tendrás en cuenta que si vas a la playa con la familia o sólo, y vas a entrenar después, estarás mucho más cansado porque la exposición del sol nos debilita físicamente. Ya sabes porque la mayoría de los atletas están tan blanquitos.

Seguro que puedes sacar algo de tiempo para practicar el running a primera o a última hora del día. En estas franjas horarias los rayos de sol no calientan tanto y las temperaturas son aún suaves, por lo que no afectarán a nuestro rendimiento. Al contrario que a partir de las 21 horas cuando todavía el asfalto retiene el calor de todo el día.

Otro aspecto a tener en cuenta para no sufrir los calores del verano pasa por realizar un recorrido lo más fresco posible. Los que vivan cerca del mar tienen la posibilidad de correr junto al mar, donde gracias a la brisa, la temperatura y sensación de calor se reduce considerablemente. Y si resides cerca de la montaña, los mejores circuitos se encuentran entre bosques y pinares, donde la sombra será tu mejor aliado.

Por tanto, tu decides a qué hora vas a salir a correr y las consecuencias que tiene.

Un saludo y ánimo para entrenar este verano.