Cada vez más corredores utilizan las medias compresivas para sus entrenamientos  y  competiciones sin saber, cuáles son sus beneficios. A continuación hablaremos de tres beneficios de este material deportivo:

  1. RECUPERACIÓN: Existen evidencias que avalan el uso de prendas compresivas. Fisiológicamente los resultados sugieren que la compresión, afecta positivamente a la recuperación de la membrana celular dañada después de la carrera, además de alterar positivamente la respuesta inflamatoria de los músculos trabajados. La compresión decreciente en reposo hace que la sensación de tener las piernas hinchadas o adoloridas mengüe y, en palabras del Andy Harrison del English Institute of Sport, “se reduzcan los síntomas relacionados al RMT (resentimiento muscular tardío) 24 horas después de haber corrido”.

Estas apreciaciones, se ven apoyadas también por estudios que demuestran que con prendas compresivas existe una recuperación más rápida de lactato después de entrenamientos o carreras de esfuerzo intenso: deshinchan la musculatura, gracias a esa oxigenación extra que le brindan. Y por lo tanto, evidencian que la compresión funciona a nivel muscular.

  1. PREVENCIÓN: Las medias compresivas, al compactar los músculos implicados, minimizan el impacto y la vibración a la que se ven sometidos a cada zancada y reducen el movimiento oscilatorio de las fibras. Como consecuencia, los músculos no sufren tanto ni pierden tanta energía en carrera. Gracias a ello, se previenen posibles sobrecargas y molestias musculares que a la larga pueden derivar en lesiones y fascitis.

En especial, para corredores de musculatura grande o pesada, esto es una gran garantía ya que consiguen que el músculo no bote ni oscile. En carrera, este aporte de oxígeno y retorno venoso minimiza la aparición de rampas y calambres. Por tanto, las medias comprensivas favorecen, que la musculatura no quede tan tensa, como suele ser habitual, al final del ejercicio. Además, las molestas agujetas se minimizan considerablemente.

  1. RENDIMIENTO: Parece que las prendas compresivas mejoran el retorno venoso y, con ello, el aporte de oxígeno a los músculos activos (los que intervienen en la carrera) y facilitan un incremento en el riego sanguíneo que hacen que la musculatura tarde más en hincharse y desgastarse a lo largo del ejercicio.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad Europea de Madrid por Varela-Sanz y colaboradores (2015), centrado en la eficiencia de las medias compresivas, nos aporta más claridad en este debate.

En un test hasta la extenuación realizado al 105% de la marca en 10 km, se demostraba una mejora significativa del %FCMáx (menor frecuencia, usándolas), así como una tendencia a alcanzar un menor consumo de oxígeno y una mejora en el tiempo límite de un 13%. Con las medias, los sujetos analizados (12 atletas entrenados) aguantaron 50 segundos más que sin ellas en una prueba que ronda los 6 minutos.

Teniendo en cuenta que existe una correlación entre el rendimiento y la mejora en pruebas de tiempo límite, podemos argumentar que las medias elásticas de compresión gradual sí pueden mejorar nuestro rendimiento en competición, ya sea a partir de un retardo en la fatiga muscular o a través de un menor estrés cardiaco.

No obstante, hay otros estudios que ponen en tela de juicio la validez de este material deportivo para la mejora de las marcas de los deportistas de élite.

Desde nuestra perspectiva, estamos convencidos que las medias compresivas son un gran avance en el campo del running y un buen aliado para nuestra práctica deportiva por todos los beneficios que nos aportan. No obstante, con su uso optimizamos el funcionamiento de nuestros músculos, lo cual no quiere decir que nuestro rendimiento mejore en una relación de causa-efecto inmediata.