Muchos corredores piensan que la fuerza no influye mucho en el rendimiento de las carreras de fondo y que todo se basa en tener una gran resistencia. Sin embargo, el corredor que gana no es el que resiste , es el que corre más rápido. Si tenemos en cuenta que la velocidad depende la cadencia de zancadas y de la amplitud de la misma, y que ambas están influenciadas por la fuerza.

Está claro que el corredor que gana, es el que mayor cantidad de fuerza aplicó sobre el suelo por unidad de tiempo en sus zancadas, consiguiendo así mayor impulsión y zancadas más largas y/o una mayor cadencia, por lo tanto mayor velocidad.

 

Entonces, si la fuerza es clave, aún lo es más la capacidad de aplicar esa fuerza en un tiempo reducido.

¿Reducido? Efectivamente al correr más rápido el tiempo de contacto con el suelo disminuye, y tenemos menos tiempo para aplicar fuerza sobre el suelo. Entonces el factor clave, y lo que diferencia a los corredores rápidos es la capacidad de aplicar una gran cantidad de fuerza en un tiempo reducido. Es decir la R. F.D. max o máxima capacidad de aplicar fuerza por unidad de tiempo.

Por tanto la RFDmax depende de dos factores:

 

  • La capacidad de aplicar una gran cantidad de fuerza.
  • La capacidad de aplicar esa fuerza de forma muy rápida.

 

Simplificando:

 

RFDmax = Fuerza x Velocidad.

 

Aclarado estos conceptos, pasemos a algunas aplicaciones prácticas.

 

¿Cómo podemos evaluar el factor Velocidad?

 

Está claro que la fuerza que más le interesa desarrollar a un corredor es su fuerza especifica, es decir la fuerza que utiliza en su gesto competitivo, correr.

Esta fuerza, influye muchísimo sobre la capacidad de aceleración máxima (recordemos que F = M x A, A = F/m) por lo tanto una prueba de aceleración máxima nos daría una valoración indirecta de esta fuerza. Entonces una buena forma sería realizar un sprint de 30 a 40 metros ya que en esta distancia un corredor alcanza su velocidad máxima y por tanto manifiesta su aceleración máxima. Tomando el tiempo en esta distancia ya tenemos un valor de velocidad.

 

¿Cómo podemos evaluar la Fuerza?

 

 

Al aumentar la carga incidimos sobre el aumento de la fuerza. Realicemos entonces, carreras de 30 – 40 m con sobrecargas. Tomando el tiempo en esta distancia ya tenemos un valor indirecto de la fuerza. De igual manera podríamos utilizar diferentes angulaciones de pendiente.

 

Comparando ambos tiempos , podremos saber si el corredor tiene un déficit de fuerza y si dicho déficit esta asociado a una falta de fuerza o de velocidad.

 

Así, podremos orientar el entrenamiento hacia la mejora de los aspectos necesarios para mejorar el rendimiento de nuestro corredor.

 

¡Cuidado¡ El entrenamiento con sobrecargas y pendientes es muy peligroso, y requiere de una dosificación muy concreta. Mal realizado, es causa directa de lesiones graves.

OJO

 

Si quieres evaluar tu fuerza y/o velocidad asociada a RFDmax. Podemos diseñarte una prueba específica, realizarte los test pertinentes y diseñarte un plan de trabajo acorde con tus objetivos.